Para que sirve un reposapiés en la oficina?

Un reposapiés de oficina puede parecer un elemento prescindible, algo superfluo que no aporta valor alguno. Incluso hay quien afirma que este elemento es un mero capricho que se compra por mero estímulo a la hora de renovar sillas de oficina. Pero lo cierto es que se trata de un accesorio de oficina muy interesante y altamente recomendable, y es que estamos hablando de nada más y nada menos de nuestra salud, que es la que está en juego al usar o no este complemento ergonómico.

Reposapies regulable y basculante

Reposapiés de oficina ¿para qué sirve?

La respuesta es muy sencilla: son la base de una correcta postura, nunca mejor dicho. Un reposapiés para oficina es un accesorio que favorece adoptar una postura óptima, teniendo especial incidencia en las piernas, pero también en el resto del cuerpo.

Las piernas son una zona especialmente sensible al hablar de las dolencias que pueden aparecer como consecuencia de trabajos prolongados en una oficina. El principal hándicap en este tipo de puestos es la falta de movilidad continuada, algo que pueda causar agarrotamiento y una incorrecta circulación sanguínea.

Fuera de la oficina, los reposapiés pueden venir muy bien para los niños, ya que al utilizar una mesa alta de adulto los pies puedan quedar colgando, siendo una solución que es casi obligatoria hasta que el pequeño crezca lo suficiente.

Un reposapiés de oficina significa mejor circulación y menor tensión muscular

Recapitulando acerca de los consejos que podréis encontrar en nuestra web, una de las reglas para cuidar la postura es que los pies estén totalmente apoyados en el suelo. Más lejos de conseguir así mejorar la comodidad, la clave es evitar que las piernas cuelguen, tensionando músculos y articulaciones, algo que es perjudicial y debemos evitar. Se trata de un beneficio en cadena: pies apoyados totalmente equivale a menor tensión en piernas, lo que se traduce en mejor circulación sanguínea.

Alimentar los músculos es algo fundamental para evitar cansancio y pesadez. Una adecuada circulación sanguínea hace que el oxigeno, nutrientes y energía se distribuyan a lo largo de nuestro organismo recargando nuestras pilas. Y en todo esto un reposapiés de oficina tiene mucho que decir.

Una amplia superficie antideslizante es otro de los atributos que ha de cumplir un buen reposapiés de oficina. Al fin y al cabo hablamos de elementos que están estrechamente relacionados con la prevención de riesgos laborales, donde la ergonomía y seguridad en el puesto de trabajo son aspectos que tampoco se descuidan www.moblesfarres.com