EJERCICIOS EN LA OFICINA

Las largas jornadas de trabajo pueden generar dolores y molestias en músculos, tendones y articulaciones. Dichas dolencias se producen tanto por realizar esfuerzo físico, movimientos repetitivos, posturas sostenidas o por pasar mucho tiempo de pie o sentado.

Por eso es importante realizar pausas activas, es decir, actividades físicas o ejercicios cortos que alivian la fatiga física y mental durante breves espacios de tiempo mientras transcurre la jornada de trabajo, con el objetivo de recuperar energía, prevenir el estrés laboral, mejorar la oxigenación muscular, interrumpir la monotonía y fortalecer los sistemas inmunológico y nervioso, además de los músculos.

Las pausas activas tienen muchos beneficios para las personas con gran carga laboral.

A continuación los 10 más importantes:

Disminuye el estrés.
Favorece el cambio de posturas y rutina.
Libera estrés articular y muscular.
Estimula y favorece la circulación.
Mejora la postura.
Favorece la autoestima y capacidad de concentración.
Motiva y mejora las relaciones interpersonales, promueve la integración social.
Disminuye riesgo de enfermedad profesional.
Promueve el surgimiento de nuevos líderes.
Mejora el desempeño laboral.

Existen varios ejercicios que se pueden realizar durante la jornada laboral, incluso en el mismo puesto de trabajo, como: girar el torso de izquierda a derecha, estirar los brazos de un lado a otro, mover la cabeza hacia los lados o mover las muñecas circularmente.

Son recomendables períodos de 5 minutos de pausas activas cada dos horas de trabajo, mínimo 2 veces al día. Lo ideal es hacerlos en la mañana o antes de empezar el turno como calentamiento muscular que prepara el cuerpo para la jornada laboral y la segunda vez puede ser a mitad de jornada o final de ésta con el objetivo de relajar o estirar los músculos fatigados.

Recuerde que es necesario ser constante para conseguir los beneficios de las pausas activas www.moblesfarres.com officesolutions