Dormir en la oficina

Como dormir exitosamente en la oficina

La siesta está ganando más aceptación dentro del mundo del trabajo. En algunos como Estados Unidos o Japón, las empresas acondicionan espacios para que los empleados duerman al menos una media hora.

Dormir la cantidad adecuada de horas es esencial para cualquiera que quiera rendir en el día, para darle un descanso al cuerpo y que las funciones cerebrales se mantengan en un alto rendimiento. Durante la década de los años noventa, en las oficinas de la agencia de noticias francesa AFP de Yakarta, Indonesia, la historia de uno de los reporteros ganó notoriedad dentro de la compañía por dormir en horas de trabajo en una alacena detrás de su escritorio.

 

Cuando Bhim Suwastoyo recibía visitas de Hong Kong, siempre le preguntaban por la cama en la que dormía dentro de la oficina, confesó el propio Bhim a la BBC de Inglaterra. El reportero explicó que las siestas que tomaba dentro de la oficina eran particularmente útiles durante la crisis monetaria del 1997 en Asia. En ese entonces el cubría las noticias de última hora sin la ayuda de la tecnología actual, por lo que descansaba cerca del teléfono para estar al pendiente.

 

Suwastoyo descubrió que inclusive en los días más tranquilos, una media hora de sueño ayudaba a recuperar la energía para el resto del día, dijo a la BBC.

 

El caso de Bhim Suwastoyo parece excepcional pero no lo es. La siesta está ganando más aceptación dentro del mundo del trabajo. En algunos como Estados Unidos o Japón, las empresas acondicionan espacios para que los empleados duerman al menos media hora. En Francia, la autoridad sanitaria ya realizó una campaña en la que se destacan los beneficios de una siesta para rendir mejor.

 

La nueva tendencia se basa en estudios científicos y estadísticas. En Estados Unidos, el 34% de los trabajadores ya tienen permitido tomarse un tiempo para ir a descansar. El 16% cuenta con lugares específicos para dormir dentro de su lugar de trabajo, según una encuesta de la Fundación Nacional del Sueño de los Estados Unidos en la que participaron 1,000 adultos.

En el piso 24 del famoso Empire State de Nueva York se instaló un salón destinado para dormir. En España, hay clubes en Madrid para ir a almorzar y dormir la siesta durante 20 minutos. En Francia, se anunció, desde hace años, campañas millonarias para despertar conciencia sobre el buen dormir. En Tokio, Japón, existen salones que ofrecen espacios para obtener preciados minutos de tranquilidad y sueño y aliviar el estrés del trabajo.

 

El cuerpo trabaja según ritmos circadianos, un ciclo hormonal que dicta el reloj biológico del cuerpo. La sustancia responsable de estos cambios es la melatonina, que cuando está en niveles altos del cuerpo nos dormimos. Al exponernos a luz azul como la del amanecer, la cantidad de este químico desciende y nos despertamos al producir cortisol.

Dormir ayuda al cerebro a borrar desechos metabólicos y toxinas, por eso es necesario dejar descansar el cerebro diariamente durante el sueño. Uno de los problemas es que entre más cansados estemos más difícil será darnos cuenta de que la falta de sueño nos afecta.

1. Pedir permiso

En un mundo ideal, en el que las horas laborales no fueran tan estrictas, dormir en la oficina podría ser una de las soluciones necesarias para mantenerse atento todo el día. Para poder llevar a cabo esta práctica, los empleados deberían de pedir permiso a sus supervisores con la finalidad de evitar malos entendidos.

2. A la hora correcta

 

Según el artículo de la BBC la mejor para la siesta dentro de la oficina sería de dos de la tarde a las cuatro. Esto implica dormir después de la hora de la comida. Muchas personas conocen una sensación de sueño después de la hora de comida conocido como marea alcalina, que generalmente se debe al consumo de alimentos ricos en proteínas como carne, queso, huevo, pescado y esas siestas suelen asociarse con aumentar el peso corporal. Lo cierto es que esto depende más de la dieta que se contemple, que de la acción de dormir en sí, por eso lo más recomendable es disminuir el consumo de alimentos ricos en proteínas y en cambio, darle prioridad de las proteínas, legumbres y vegetales. Dormir a la mitad de la jornada ayudará a restablecer la energía.

3. Un buen lugar

 

Encontrar un buen lugar para la siesta es fundamental para un buen descanso, por lo que se debe encontrar un buen lugar sin ruido. Los principales efectos del ruido sobre el sueño, que se dan incluso con niveles de ruido muy bajos son el aumento de la actividad cerebral, de los movimientos del cuerpo y de las respuestas autónomas, de la frecuencia cardiaca, de la frecuencia respiratoria y de la presión sanguínea, por lo que estos efectos son contradictorios con el propósito de la siesta.

4. Límite de tiempo

 

Limitar la siesta a menos de 20 minutos para evitar el entrar en una fase de un sueño más profundo. Al despertar hay que tomar otros 10 minutos para recuperarse. La siesta de 20 minutos a mediodía conduce a la fase 2 del sueño, que potencia la agudeza mental y la concentración, mejora el humor y agudiza las habilidades motoras.

Fuente: eleconomista.com

 

Ocio en la oficina

Crear espacios de ocio en la oficina

Grandes compañías incorporan nuevos estilos inclusivos pero existen otras opciones.

Los espacios de ocio y juegos fueron introducidos por empresas rupturistas a principios del nuevo milenio para juntar a los jóvenes equipos en torno a una cultura de trabajo común y la precursora fue Google.

Si bien, está comprobado que incorporar instancias recreativas aumenta la motivación, el compromiso y la salud física y emocional de los trabajadores, así como que reduce la tasa de ausentismo y enfermedad. Sin embargo, grandes multinacionales que invierten tiempo y dinero en estar a la vanguardia, prefirieron descartar los game rooms, según una reciente nota publica en la revista Forbes Argentina.

En tal sentido, Kimberly-Clark estrenó este año en Buenos Aires un piso, bajo un renovado modelo basado en tres pilares: flexibilidad, integración y movimiento. No cuenta con espacios lúdicos, pero el centro lo ocupa una sala de reuniones circular, con sillones de colores, paredes para escribir y una enredadera al que denominaron es el jardín de ideas.

“Consideramos que el game room es una opción más dentro de un modelo, pero no la única para lograr espacios más lúdicos e inclusivos. En cambio, priorizamos el trabajo en equipo y el fortalecimiento de vínculos”, comentó Cinthia D’Agata, gerente de Recursos Humanos de la empresa.

Mix de espacios

Por su parte, la Facility Manager de Despegar.com, Paz Vivot, considera que sí es importante un mix adecuado entre espacios de ocio y de trabajo, donde la dimensión y diseño deben estar pensados para el uso real.

En Mondelèz International, también se encuentran en proceso de renovación, manteniendo aún algunos amenities diferenciales, pero en la actualidad hacen más hincapié en la tecnología para poder promover espacios que aumenten la flexibilidad y el trabajo remoto, en lugar de dar más motivos para pasar tiempo en la empresa.

Para el efecto, este año implementaron la política free seating, que se trata de que todos pueden elegir un lugar dónde ubicarse cada día, que permitió acercar a personas que nunca trabajaron juntas o que no solían interactuar.

MILLENNIALS PRIORIZAN OTROS ASPECTOS

La nota propone la interrogante de si las compañías sufrirán por no incorporar la recreación al ambiente de trabajo a la hora de reclutar a la generación millennial, lo cual no es así conforme a un estudio elaborado por Manpower del 2016.

Dicho estudio revelo que, a la hora de elegir un trabajo, los jóvenes encuestados priorizaron el dinero en un 92%, luego la seguridad laboral con el 87%, las vacaciones y tiempo libre obtuvieron un 86%, las personas valiosas un 80% y el trabajo flexible en un 79%.

“Parte del desafío de los empleadores será diseñar modelos de trabajo que se adapten a estas necesidades. No se trata de hacer un menor esfuerzo sino de manejarse con una dinámica menos rígida y con mayores posibilidades de complementar las diferentes actividades”, señaló Marcela Romero, gerente comercial de Talent/Permanent para ManpowerGroup Argentina.

No por nada la gigante de tecnología se encuentra entre los primeros puestos de rankings de mejores lugares para trabajar y para Florencia Sabatini, gerente de Comunicaciones de Google Argentina, está claro el porqué del éxito.

“Es como una receta de cocina que combina cultura, beneficios, tipo de trabajo y perfil profesional. En otra empresa, las mismas facilidades pero con un criterio de selección diferente, no funciona”, alega.

LA CULTURA NO ES ALGO QUE SE PUEDA COPIAR

Si el estilo Google fue tan exitoso, por qué en otras empresas no? Y pasa porque muchas dijeron que si la grande en tecnología cuenta con metegoles, también la incorporarían, pero la cultura es algo que no se puede copiar, mencionó Carolina Borracchia, CEO de Combo Employer Branding.

“Las oficinas son una representación del tipo y principios de la organización. Si nadie se anima a hablarle a un superior o están todos con miedo al qué dirán, sería un error pensar que con un espacio lúdico se transformará ese espacio. El elemento no genera la cultura”, coincidió Guillermo Willi, Chief People Officer de Globant.

Pero de nada sirven la mesa de ping-pong y el gimnasio u otras recreaciones si los empleados no cuentan con el permiso para hacer uso de ellos, por eso es importante alinear el discurso con la acción y contar con un fuerte compromiso por parte de la gerencia, opinó Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces.

Por todo lo mencionado, se concluye que en definitiva se trata de un cambio cultural que debe nacer desde la convicción y no desde las formas.

 

Fuente: comunidad-rh.com

 

Subida del IPC

¿Cómo afecta el IPC a la economía de las personas y empresas?

Seguro que has escuchado en muchas ocasiones que ha subido o bajado el IPC y que eso conlleva una serie de consecuencias para la economía. Esto es así porque el Índice de Precios al Consumo es uno de los datos que más se utilizan para valorar la situación económica de un país.

Sin embargo, no siempre tenemos tan claro en qué aspectos puede influir la variación del IPC a la economía de nuestro país o a nuestras finanzas personales. Por ello, aquí vamos a mostrar cómo afectan las subidas y bajadas del IPC a los diferentes ámbitos de la economía.

Las consecuencias de las subidas y bajadas del IPC

El IPC determina la variación de los precios en un determinado periodo, por lo que esto se traduce en cambios económicos. Pero…¿qué pasa si sube o baja el IPC? Esta es la eterna pregunta que nos hacemos cuándo nos ofrecen los nuevos datos sobre este índice. Además, es posible que la actualidad y la información que nos encontramos sea diversa acerca de si es positiva o negativa cualquier variación. Esto puede deberse a que según el ámbito y la posición en la que te encuentras las noticias sobre la inflación serán mejores o peores.

Aquí te mostramos la interpretación o los efectos que puede tener los cambios en el IPC en la economía general y particular de cada familia.

Pensiones

Las pensiones que reciben las personas se revalorizan de forma temporal en función de las decisiones tomadas por los gobiernos. El problema es que esta revalorización siempre se encuentra por debajo de la subida del IPC, por lo que para los pensionistas tienen más dificultades para el consumo y ahorro por la subida de precios. Por otro lado, las bajadas del IPC serán beneficiosas para su economía.

Actualmente, se plantea que las pensiones se revaloricen cada año en función del IPC anual, con el objetivo de que las personas que reciben esta prestación no pierdan poder adquisitivo . Sin embargo, es una medida que todavía se encuentra muy lejana

Precios y Salarios

Lo mismo ocurre con los trabajadores asalariados, ya que si suben los precios pero no lo hacen sus salarios, tendrán más dificultados para gestionar su economia domestica. Esto se puede notar sobre en el consumo energético de los hogares y el precio del combustible, que provocarán mayores dificultades para llegar a fin de mes.

¿Suben los salarios con el IPC? No. Debemos tener en cuenta que la subida de salarios no conlleva la subida de los salario de forma obligada para ninguna organización. Sin embargo, es posible que en algún convenio colectivo, algunos salarios se revisen con los aumentos del IPC. Aun así, debes saber que aumentar tu salario con el IPC no implica una mejora de condiciones, sino un mayor poder adquisitivo proporcional al aumento de precios.

Empresas

A las organizaciones empresariales les afecta directamente la subida del IPC de diferentes formas. Por un lado, si consigue mantener su volumen de ventas, el aumento de precios se traducirá en un mayor número de beneficios.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que se reduce el poder adquisitivo de las personas, lo que puede reducir el consumo de los hogares. Además, las empresas pueden ver aumentados los precios de sus proveedores, por lo que tendrán mayores costes de su producción.

Bolsa

Uno de los puntos fundamentales en los que también influye la variación del IPC es la inversión y la bolsa. Cuando realizamos una inversión o planificamos nuestro ahorro debemos tener en cuenta que la rentabilidad que obtengamos sea mayor que el IPC si queremos obtener beneficios de verdad. Por ejemplo, de nada serviría obtener una rentabilidad del 1% en una inversión si el IPC ha aumentado un 2%, ya que nuestro dinero tendría menos valor que antes de la inversión.

En la Bolsa de valores, la inflación (provocada por la subida del IPC) suele ser más positiva para aquellas empresas cotizadas, ya que ven aumentar su precio en el mercado. Sin embargo, este hecho solo es positivo cuando no supera el 2% porque estas subidas se pueden asumir por los consumidores. Si es superior, los consumidores no pueden asumir esas subidas de precios, por lo que repercute en las empresas.

 

fuente: www.economiasimple.net

Como empezar la semana

Por qué odias los lunes

Más allá del mero capricho, existen algunas razones de peso detrás de este sentir. Pero también está la cara buena de la moneda.

No, no estás solo. De hecho, formas parte del 99.999999 por ciento de personas que detestan el primer día de la semana, o que, por lo menos, no lo incluyen en su lista de días preferidos.

¿Alguna vez te has preguntado por qué los lunes son la jornada menos popular entre los trabajadores del mundo? Más allá del mero capricho (y las ganas de permanecer en modo “relajación”) existen algunas razones de peso detrás de esto. Pero también está la cara buena de la moneda: con algunas acciones sencillas, podemos revertir esta situación.

Baja satisfacción laboral

Según una encuesta de Gallup, casa encuestadora de prestigio internacional, sólo 13 por ciento de los trabajadores se siente comprometido con su trabajo. Esto quiere decir que prácticamente 9 de cada diez personas siente poca conexión con su trabajo, se siente desmotivada y hace poco por innovar. Esto explica que tantas personas sientan malestar conforme se acerca el lunes, y perciban cierta ansiedad incluso desde una noche antes.

 

Resistencia ante los cambios

Según diversos estudios, el lunes no es más estresante que el resto de los días de la semana –eso sí, el viernes suele ser más tranquilo, pues antecede al descanso–. Lo que sucede es que existe un cambio de ánimo brusco entre el “feliz” domingo y el lunes, la puerta de entrada a nuestra vida de obligaciones. Conforme avanza la semana, nuestra mente se adapta a la idea de trabajar. ¿Una excelente forma de mentalizarte para iniciar la semana con energía? Meditar.

Fines de semana “always-on”

Otra razón por la cual los lunes nos parecen más pesados de lo que deberían es que no disfrutamos nuestros fines de semana como merecemos. No dedicamos el tiempo suficiente a estar con nuestra familia y con nosotros mismos, a relajarnos y realizar actividades que nos gusten, y pasamos el día entero contestando correos y pensando en la semana siguiente.

 

Poca socialización

Aunque no lo creas, una razón por la que nos sentimos más deprimidos las mañanas del lunes puede rastrearse a la época de las cavernas. Los humanos somos criaturas sociales y funcionamos mejor cuando nos encontramos en “tribus”. Aunque por fortuna esta tendencia se está revirtiendo, aún son muchas las empresas que evitan que sus empleados interactúen con tal de que se concentren mejor y sean “más productivos”. ¿Y qué puede ser más deprimente que eso?

Si tu lugar de trabajo impide la socialización, propón que se establezcan espacios abiertos para relajarse y distraer la mente de los pendientes por un momento. No es un capricho: estudios diversos han demostrado que este tipo de prácticas mejoran la productividad laboral.  Asimismo, cada cierto tiempo levántate de tu lugar para estirarte y conversar con alguno de tus compañeros.

Cambio en los patrones de sueño

El cuerpo se rige con el reloj biológico, y las variaciones más pequeñas pueden afectar el rendimiento – como suele suceder cuando se aplica el cambio de horario–. De alguna manera, esto sucede cada semana en los lunes. Muchas personas no duermen lo suficiente en la semana y “reponen” el sueño en el fin de semana. Pero tan sólo dormir una o dos horas más de lo acostumbrado por un par de días confunde al cuerpo. Según investigadores, el sueño extra puede desajustar el reloj biológico unos 45 minutos. Eso provoca que se nos dificulte despertar y arrancar el día.

Los grandes empresarios conocen la importancia de ser disciplinados con sus habitos de sueño, incluso en fines de semana.

Resaca del fin de semana

Los fines de semana suelen servir como un pretexto para comer, dormir, beber y fumar más de lo “permitido”. Tenemos una noticia: todos esos excesos vienen con un costo para el cuerpo, que se resiente con mayor fuerza los lunes. No sólo eso, el inicio de la semana suele ser apropiado para dejar los malos hábitos o empezar una dieta, cambios que, aunque positivos, no suelen ser sencillos.

Si no quieres comenzar el lunes con una “cruda” espantosa que te dure el resto de la semana, o una gastritis que te impida concentrarte, piensa dos veces antes de perderte en los excesos el viernes, sábado y domingo. Tu cuerpo y mente lo agradecerán.

FUENTE: WWW.ENTREPRENEUR.COM

 

BITCOIN

Cual será el futuro de las criptomonedas?

Con la llegada de las criptomonedas la economía comenzó a cambiar, pues se presentaron como una alternativa al sistema convencional.
Las criptomonedas continúan en el ojo del huracán. Aunque ya llevan varios años en el mercado y su uso se ha incrementado con el paso del tiempo, lo cierto es que sus defensores igualan en número y pasión a los detractores del sistema. Entre éstos últimos se encuentran renombrados economistas y autoridades financieras que desconfían de su seriedad, ya que opinan que por estar en un sistema descentralizado, que no está regulado por un organismo público, se pueden prestar para lavado de dinero, para financiar actividades ilícitas o bien para evadir impuestos.
Pero vamos por parte ¿Qué son las criptomonedas? Aparecen por primera vez en el año 2008, en medio de una crisis económica, cuando divisas de diferentes países enfrentaban una fuerte devaluación, en momentos en que inversiones y capitales también sufrieron fuertes golpes. El creador del bitcoin, la moneda digital por excelencia, es Satoshi Nakamoto,un programador que lanza esta moneda virtual, que funciona en internet.Por supuesto que no se trata de una moneda física, sino de un sistema basado en matemáticas y cripotografía, y que se compone sólo de dígitos.
Y lo cierto es que nos guste o no, con la llegada de las criptomonedas la economía comenzó a cambiar, pues se presentaron como una brillante alternativa al sistema convencional, y tenían el atractivo de no estar sujetas a ningún organismo central ni público: funciona por oferta y demanda, no está vinculada al sistema financiero formal, a ningún banco central o a un gobierno.
Todo lo anterior también se traduce en que quienes han invertido y hacen sus transacciones en criptomonedas no requieren de intermediarios y por ello no deben pagar comisiones, hacen las transacciones que deseen desde su computador de una manera más ágil y rápida, ya que -insisto- no hay intermediarios, reglas, costos, cobros ni nada de eso. Luego, las transacciones se hacen de uno a uno, y cada parte tiene una billetera virtual desde la que se envían o se reciben los bitcoins.
Se dice que hay en circulación unas 21 millones de monedas de bitcoin, aunque existen otras monedas virtuales, eso sí menos famosas, entre ellas ethereum, litecoin y ripple. Los expertos auguran que el uso diario de bitcoin crecerá un 363%, hasta los 175,000 millones en 2027; lo que quiere decir que llegará a ser un tercio del total de las monedas digitales. Nos seguimos preguntando, ¿por qué tanta atención en las criptomonedas? Por varios motivos.
Primero, por el alto rendimiento que ha llegado a tener el bitcoin en algunos momentos, y sólo durante el último año ha conseguido un alza considerable, hace sólo unas semanas tuvo un fuerte incremento en su valor, llegando a más de U$7.000 por un bitcoin, lo que ha significado que no sólo inversionistas traten de conseguirlos como sea, sino también que el sistema financiero y la prensa ponga más interés allí.
Con los datos expuestos no queda más que reconocer el impacto del bitcoin, divisa que se hizo poderosa, y que ya muchos ocupan para realizar sus transacciones. Ahora bien, nada es tan fácil como parece.
No cualquiera puede transar en este mercado. Quien quiera comprar, vender o expedir un bitcoin debe ser un avezado en temas tecnológicos y computacionales, ya que se trata de una transacción que requiere de un nivel técnico, de entendimiento y de paciencia superior, pues se trata de una tarea compleja y difícil.Quizás por lo mismo, es que se ha señalado que los programadores de este sistema, han realizado y revisado a través de distintos algoritmos matemáticos, la seguridad del sistema al momento de realizar las transacciones.
Hecho vital para la confianza de quienes invierten y compran o venden con criptomonedas.
Con todo lo expuesto, el llamado es a estar atentos y ser cautos. Por una parte, tenemos que ya hay instituciones financieras que ya han aceptado estas criptomonedas, como el FalconPrivate Bank o el Saxo Bank, que ya cuenta con el bitcoin en su plataforma de negociación.También hay grandes empresas que la han incluido como medio de pago. Sin embargo, frente este boom también hay voces que alertan y afirman que se trata de una «posible burbuja», por lo que se recomienda tener algo de prudencia al minuto de invertir en ellas, puesto que aún se trata de divisas jóvenes, que llegado el minuto pueden experimentar el costo de ser un sistema sin ninguna regulación.
Lo más probable es que las criptomonedas llegaron para quedarse. Sin dudas aún se trata de un sistema que necesita tiempo para afianzarse y ganar la confianza de la inmensa mayoría. Si van a tener un papel relevante en la economía mundial, sólo el tiempo lo dirá.
Fuente: El Mercurio
Beneficios de gimnasio y oficina

Los beneficios de hacer deporte después del trabajo

  • Hacer deporte entre 20 y 30 minutos al día otorga salud y una mejor calidad de vida.
  • Los ejercicios saludables ayudan a hacen más llevaderas las actividades físicas del trabajo.
  • Es posible compaginar empleo y deporte, siempre que tengamos fuerza de voluntad.

Es normal que después de una ardua jornada laboral lo único que apetece es llega a casa, ducharnos, cenar y tumbarnos en la cama o el sofá, pero podemos hacer más por nuestra salud para rendir más en nuestras actividades diarias.

Vamos a romper con el “no tengo tiempo”, “mañana empiezo” o el “el gimnasio está muy lejos” y empezar a realizar actividades físicas que nos ayuden a prevenir daños y agotamiento físico y mental.

Con tan sólo dedicar 20 o 30 minutos diarios a hacer deporte (especialmente, después de trabajar), conseguiremos ciertos beneficios que nos harán sentirnos mejor con nosotros mismos y más motivados con nuestros proyectos personales y profesionales.

Mejor descanso

Ya es mucha la gente que va al gimnasio después del trabajo, y es que está demostrado que el deporte ayuda a desconectar inmediatamente con las cuestiones laborales y problemas de cualquier tipo. Una pequeña descarga de energía extra nos deja completamente relajados y listos para coger la cama con gusto.

Evita el estrés

Las largas jornadas laborales, la presión de los jefes o de las reuniones de equipo pueden causar daños físicos y mentales en el trabajo.

Una de las mejores formas de despejar la mente y aparcar por un instante todas las preocupaciones producidas por el trabajo es sumergirnos en otra actividad distinta. Y qué mejor práctica que hacer deporte, que además nos ayuda a mantenernos sanos y en forma.

Ayuda a soportar las actividades físicas del trabajo

Si nuestro trabajo consiste en realizar actividades físicas, de carga, estar muchas horas de pie o en constante movimiento, la práctica de ciertos ejercicios tanto de relajación como de motivación de los músculos claves hará que nuestra rutina laboral sea más llevadera. Nuestro cuerpo estará más que preparado para la acción.

Mejor organización del tiempo

Si realmente te comprometes a practicar ejercicio diario después de trabajar, esto significa que tendrás que planificar la rutina de tu día a día. Ya no será tan difícil si has podido con el “mañana empiezo a hacer ejercicio”. Organiza tu día, semana o mes teniendo en cuenta las horas de trabajo y el tiempo dedicado al deporte para repartir otras actividades a realizar en el momento adecuado para ti.

Autoestima y autodisciplina

Además de sentirte mejor física y mentalmente, verás como el haber cambiado el chip te hará sentir una mejor persona capaz de poder enfrentarse a cualquier reto. Poco a poco dedicar un poco de tu tiempo al deporte se convertirá en un compromiso contigo mismo.

Ya sea en el gimnasio, en casa o en la calle hacer un poco de deporte después de trabajar trae beneficios que van más allá de lo físico.Vamos a dejar la vida sedentaria atrás y empecemos este nuevo año con energía. ¿Te animas?

 

Fuente: www.universia.net

Sitios calientes en una oficina

Que son los sitios calientes?

El mercado laboral está cambiando y surgen nuevas formas de organización en las oficinas. Una de las nuevas tendencias que marcan el paso de estos cambios es la de trabajar sin despachos o los open spaces, es decir, donde todo el mundo trabaja en un mismo espacio dentro de la empresa. Y a esto se le añade los sitios calientes o hot desking.

A continuación te explicamos en qué consisten.

Qué son los sitios calientes

En las oficinas en las que se trabaja sin despachos los trabajadores no tienen una mesa concreta para cada uno. Se instalan cada día en la que prefieran o esté libre. Estas mesas no están personalizadas ni tienen un ordenador pero sí lo necesario: concesión a Internet y, en algunos casos, un teléfono con su extensión correspondiente. Cada empleado se lleva su ordenador portátil para trabajar. Es lo que se llaman sitios calientes.

Qué empresas utilizan la organización con sitios calientes

A pesar de la reticencia de algunas empresas a utilizar esta forma de organizar la oficina poco convencional, hay empresas que ya la ponen en práctica con éxito. Las empresas que más pueden sacar beneficio de esta modalidad son las que tienen mucha diversidad de tareas u horarios muy espaciados. Por ejemplo, es una opción muy ventajosa para las empresas en las que permite el teletrabajo, ya que es una manera de ahorra espacio.

Ventajas tiene la distribución de la oficina con sitios calientes

Además del ahorro de espacio en la empresa, la mayor ventaja es que, al no tener un sitio fijo para trabajar, los empleados no se comunican siempre con las mismas personas sino que hablan con personas de otros departamentos, y las relaciones interpersonales son más variadas. También provoca puntos de vista diferentes y experiencias de trabajo distintas, lo que favorece la creatividad en el trabajo y una mayor flexibilidad.

También tiene aspectos negativos, como por ejemplo, la disminución de la concentración y, por lo tanto, de la productividad. Otro aspecto negativo es la falta de privacidad y la de sentirse observado por los demás todo el tiempo.

FUENTE: www.cepymenews.es

Maneras de dormir en la oficina

Trucos para dormirse en el trabajo

Por regla general, aquellas personas que trabajan en una oficina suelen llevar los siguientes elementos personales: una taza de café, un termo, alguna foto con tus hijos y la típica libreta para las reuniones. Objetos comunes que en el caso de los japoneses se pueden ver incrementados por una revelación: las almohadas. ¡Sí! El país de la ética laboral ha comenzado a implementar eso de dormir en el trabajo. ¿Te imaginas que lo trasladáramos aquí? Por si alguna vez sucede, te desgranamos diferentes trucos con los que podrás echar una siesta en horario de oficina.

4 POSTURAS PARA DORMIR EN LA OFICINA

Aunque cueste creerlo, en Japón está bien visto eso de dormir en el puesto de trabajo. La explicación es tan sencilla como sorprendente. Los sueños nocturnos de los japoneses son tan escasos en horas que aprovechan momentos como el traslado al trabajo o lugares como librerías, centros comerciales y cafeterías para echar pequeñas cabezadas. La situación es tan extrema que se ha normalizado que duerman en las oficinas.

Estas siestas laborales socialmente aceptadas en la cultura oriental, encuentran el recibimiento opuesto cuando hablamos de países como el nuestro. Pero aunque ni a tu jefe ni a tus compañeros les pueda sentar bien eso de verte dormir entre reunión y reunión, la realidad dictamina que nuestra sociedad también ha alcanzado un ritmo de vida donde cada vez cabe menos el descanso. Con los niveles de estrés y ansiedad por las nubes, conciliar el sueño por las noches a veces puede resultar una quimera. Por ello, y sin que sirva de precedente, hemos aglutinado algunos consejos para que puedas convertir tu oficina en un remake de tu propia habitación. Y aunque no dispondrás de tu buen colchón , un apaño podrá resolverte.

1 LA POSTURA DEL PENSADOR

Ya sabes, apoya tu barbilla sobre una mano en la típica pose para pensar que los humanos hemos preestablecido. Colócate de espaldas al resto de la oficina, como si estuvieras muy concentrado mirando la pantalla del ordenador. Además de abrir varios documentos en el ordenador, esparce sobre el escritorio papeles, bolígrafos… cualquier elemento que pueda indicar lo ocupado que estás. Por último, y como guinda final, ponte unos cascos o auriculares. ¿El motivo? Servirán de coartada en el caso de que te hablen y, al estar durmiendo, no te hayas enterado.

2 LA POSTURA DEL MIOPE

Similar a la posición anterior pero mucho más arriesgada (y menos recomendable), encontramos en la postura del miope una táctica extrema para dormir en la oficina. Básicamente consiste en apoyar tu cabeza sobre la pantalla del ordenador, haciéndote el miope o el que tiene problemas de visión. Complementa esta atrevida táctica agarrando el ratón con una mano y el bolígrafo con otra, como si estuvieras doblemente ocupado. Aunque te suene raro e incluso estúpido, hay aventureros que han conseguido echar una cabezada de esta manera.

3 LA POSTURA DE “SE ME HA CAÍDO ALGO AL SUELO”

Cada cual más intrépida, la postura que viene a continuación te puede resultar demasiado contorsionista (pero repetimos, todas han dado resultados exitosos). Consiste en apoyar tu cabeza sobre la mesa para echar una cabezadita pero con la salvedad de estirar uno de tus brazos hasta el suelo, donde habrás situado un boli, un lápiz, el teléfono o cualquier otro objeto que te sirva para decir “ay, es que se me ha caído y lo estaba recogiendo”.

4 LA POSTURA DE ARREGLAR EL ORDENADOR

Posiblemente la más cómoda pero igual de arriesgada que las anteriores. Esta postura gana puntos extras si tienes la suerte de que la mesa de tu ordenador está frente a la puerta. Para alcanzar este nirvana, has de sentarte dentro del hueco de tu mesa, haciendo como que estás conectando algún cable del ordenador. Lo bueno es que si sale bien puedes apoyar la cabeza sobre la tabla de madera y estirar las piernas si el cubículo es lo suficientemente grande.

Más allá de estas posturas universalizadas y más extendidas de lo que piensas,  te aconsejamos que revises tu hijiene de sueño y utilices un equipo de descanso adecuado a tus necesidades.

FUENTE: WWW.MAXCOLCHON.COM

 

Ventajas y desventajas de trabajar solitario

Ventajas y desventajas de trabajar solitario

Trabajar en casa conlleva disciplina, orden, un alto grado de motivación y dejar las cosas claras si no vives sola. Estar en casa no significa que nuestro cometido sea el de realizar las labores propias del hogar o llevar un cartel colgado del cuello que diga «libre» las veinticuatro horas.

Estas cuestiones ya las hemos tratado con anterioridad, pero ¿qué ventajas y desventajas tiene el trabajador solitario? No todo puede ser negativo.

Ventajas:

  • Ahorro de tiempo y dinero en desplazamientos.
  • Mayor autonomía para realizar el trabajo.
  • Más flexibilidad de horario y mayor posibilidad de compaginar la vida laboral y familiar.
  • Mayor productividad: se ha comprobado que fuera del ambiente laboral las personas trabajan más rápido y mejor.
  • Aunque la empresa puede imponer un horario, hay otras solo exigen cumplir con un objetivo, y así es más fácil desarrollar el trabajo, es positivo para la empresa y para el trabajador.
  • Una de las mayores ventajas es el ahorro de tiempo y dinero, sobre todo si el desplazamiento hasta nuestro puesto de trabajo requiere realizar largas distancias en coche todos los días.

Desventajas

  • Dificultades para separar la vida laboral y familiar. Al realizarse en el mismo entorno, es posible que resulte complicado desconectar al cien por cien.
  • Soledad: no tienes compañeros de trabajo con los que hablar cada día, ese apoyo en ocasiones es positivo para que la motivación no decaiga. Es una manera de desahogarse de los pequeños problemas que surgen en cualquier trabajo.
  • Si carecemos de un horario estricto, puede que los fines de semana no sean sinónimo de descanso, sino de trabajar y así entrar en una espiral sin fin.
  • Sedentarismo y aislamiento. Aunque no todos somos iguales, y a las personas que les guste salir a correr o sean activas por naturaleza no les afecte, el hecho de trabajar en casa puede llevar a personas más pasivas a concentrarse en su trabajo y realizar las mínimas salidas imprescindibles. Malo para su salud mental y física, y por supuesto para rendir.

Conclusión

Aunque muchas personas vean raro que digas que trabajas desde casa y crean que no podrían acostumbrarse, con el rápido avance de las nuevas tecnologías,no resulta extraño que dentro de un tiempo, a medio o largo plazo, haya un incremento de ciertos puestos de trabajo que sólo se realicen desde el hogar del trabajador, a pesar de sus inconvenientes.

Ahora falta que nuestro país se ponga al mismo nivel que otros y algunas empresas opten por esta opción que tiene ventajas tanto para el trabajador como para la productividad.

FUENTE:  www.pymesyautonomos.com

aurora boreal

Selenofobia, aurorafobia, eosofobia y otras fobias meteorológicas

El 15% de la población sufre trastornos afectivos estacionales.

El cambio de estación, las horas de luz o la ausencia del sol son los responsables del llamado trastorno afectivo estacional, que afecta al 15 % de la población, pero también hay individuos que manifiestan pánico o terror hacia ciertos fenómenos atmosféricos.

Son las conocidas como fobias meteorológicas, algunas relacionadas con acontecimientos admirados por su belleza por la mayoría de las personas, como la luna llena (selenofobia), el amanecer (eosofobia) o las auroras boreales (aurorafobia).

Mar Gómez, meteoróloga de el tiempo.es, ha explicado que los trastornos psicológicos «no entienden de si algo es más o menos bello y lo que para algunos es muy llamativo a otros les inquieta hasta el punto de provocar ansiedad».

Este miedo o fobia «tiene normalmente una motivación, una raíz», ha señalado Mar Gómez, que recomienda a quien lo padezca ponerse en manos de profesionales, «nunca enfrentarse solo a este tipo de trastorno».

De acuerdo con diferentes estudios de psicólogos y terapeutas consultados por Eltiempo.es, las fobias van asociadas normalmente a episodios de alteración o taquicardias; «todo comienza con sudoración o palpitaciones, aunque a medida que la persona se expone al fenómeno los síntomas se incrementan y pueden ser peligrosos».

Mar Gómez ha matizado que este tipo de trastornos no son muy conocidos, debido a que las fobias y los miedos «se suelen llevar en secreto», por lo que el porcentaje de población afectado «podría ser mucho mayor» de lo que se piensa.

Más popular es la «meteorosensibilidad» o trastorno afectivo estacional, relacionado con los cambios de estación, las horas de luz o la mayor o menor presencia del sol, y que afecta al humor o al estado de ánimo de un 15 % de la población, según los expertos.

También los fenómenos meteorológicos son los responsables de ciertas patologías físicas, como los dolores articulares, musculares, migrañas o cambios en la presión arterial.

Las fobias meteorológicas podrían ser hereditarias, pero también pueden estar motivadas por algún tipo de trauma, ha explicado Mar, «por algún episodio traumático en la vida de la persona que, por alguna razón, la asocie con la lluvia, el sol o las tormentas».

Algunas de ellas, además, suelen ocurrir en edades tempranas, alrededor de los cinco años, como el miedo a la luna llena, los relámpagos, la lluvia o las tormentas, por su relación con la oscuridad o las películas de terror.

El trastorno más común es la astrafobia o miedo a los truenos, los relámpagos, los rayos y las tormentas, aunque en países más expuestos a los huracanes o los tornados un porcentaje elevado de personas desarrollan la llamada lilapsofobia.

Menos extendidos son la pluviofobia o miedo a la lluvia, la nefofobia o terror a las nubes, la anemofobia o miedo a las corrientes o al viento fuerte y la criofobia, que provoca pánico a las escarchas, a las heladas y a sentir frío, lo que obliga a quienes lo padecen «a abrigarse más de lo normal».

La aurorafobia, relacionada con el terror a las auroras boreales, es un miedo «comprensible», ha matizado Mar Gómez, porque antiguamente se desconocía su origen, y el miedo al sol o heliofobia llega a provocar una «preocupante» falta de vitamina D en las personas que lo padecen.

Por último, ha destacado la quionofobia o miedo a la nieve, muy relacionada con el miedo al frío y que se manifiesta no sólo al tocar o sentir la nieve, también al ver caer los copos.

Para tratar todas estas patologías existe la llamada terapia cognitiva, ha explicado la meteoróloga, consistente en que el paciente recibe toda la información posible acerca del fenómeno concreto «hasta que lo identifica como algo inofensivo y entiende su fobia como algo irracional».

Y dentro de este mismo tratamiento, la llamada terapia de exposición gradual trata de acercar al paciente de forma progresiva al fenómeno para que pueda controlar poco a poco sus miedos y temores.

«Una persona que tiene fobia a la luna no puede enfrentarse de pronto a una luna llena o una súper luna, sino ir saliendo poco a poco por la noche acompañada de un profesional», ha insistido.

FUENTE: www.heraldo.es